sábado, 10 de mayo de 2008

Mano Curativa


A veces, mis historias no son jocosas, hilarantes, son solo historias...
He vivido situaciones muy diversas, y esta la menciono aquí por "exótica", jamás se volvió a repetir, o al menos, aun no se ha repetido.
Hace poco, he vuelto a saber de esta mujer, casualidades de la vida. Sigue viva y me gusta pensar que en parte fue gracias a mi.Han pasado 15 años de esta historia.
Yo entonces, trabajaba en la unidad de oncología de mi hospital, lo cual no quiere decir que no tuviéramos pacientes conocidos como ectópicos (pacientes de otras especialidades ubicados en unidades distintas a la que les es propia por su patología) y en este caso, tenía a una mujer de aproximadamente 50 años, de nombre C. que presentaba un ACV, siglas que significan Accidente Cerebro Vascular (1)
Pues bien, esta mujer desde el día en que ingresó, presentaba dificultad al hablar y el lado derecho paralizado. Su actitud ante la enfermedad era el de una negación y una depresión. Y yo, cada vez que iba a verla, trataba de animarla, hacerla reir, pero ella siempre me decía lo mismo:
-¡Por favor dejame morir!
y yo siempre le contestaba que tuviera ánimo... pero esto estuvo repitiéndose durante 8 días. Días en los que apenas bebía y no comía.
Hasta que me harté.
Le llevé su comida y le dije:
-¡A comer C.! Yo bien decidido.
y ella:
-No voy a comer, ya lo sabes, me quiero morir.
Y literalmente me sentí hervir, me rebelé al ver esa desidia ;sobretodo teniendo en cuenta que no tenía por que morir, ya que si no le había matado la enfermedad, ¿por que tenía que morirse de hambre?
Así que la miré cabreado y le dije:
- Se acabó, ¡esto de que no comas se terminó!¡El que te quieras morir se acabó! Y eso de que no andas, se acabó y tocándole la pierna paralizada le dije:
-¡Ahora mismo te levantas y mañana te quiero andando!
Al día siguiente C; estaba levantada y caminaba. Volvía a comer y lo que es mejor, tenía ganas de vivir nuevamente.Sonreía feliz y os aseguro que esa sonrisa, no tenía precio. No me acerqué por que pos circunstancias ese día no la tenía asignada de paciente.
Los días fueron pasando y ella fue mejorando a gran velocidad.
Cuando se fué de alta, dió las gracias a todo el mundo y aunque yo no estaba si supe lo que dijo de mi:
- A mi no me curaron las pastillas, ni los médicos, a mi me curo ****** cuando me toco la pierna con esa mano...
A veces, la mente humana obra milagros con uno mismo, en este caso su fe en mi obró el prodigio. Supongo que ya estaba curándose y simplemente necesitaba creer en si misma y en sus posibilidades. Me gusta pensar, que después de todo, serví para reafirmarla y la ayudé a superarse.
Allá donde estés C; un beso enorme y espero que sigas caminando.
Saludos
MacDubh

(1) ACV:Ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es taponado por un coágulo u otra partícula. Debido a esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre que necesita.La consecuencia es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos. Y para no extenderme mucho produce entre otras cosas dificultad para el habla,parálisis de un lado del cuerpo que irá en función del lado de la lesión(inverso), entre otros.

4 comentarios:

hermanadepipa dijo...

Lo que te digo, que yo necesito un tratamiento de esos urgentemente.

Mac Dubh dijo...

¿También necesitas que te toque la pierna?

aire dijo...

Claro, con lo malitas que están, que se han salvado del quirófano de momento por ponerle carita de pena al cirujano.

Mac Dubh dijo...

Digo yo que el cirujano no te dejaría salir de rositas si fuese el caso... así que no me creo lo de ponerle carita de pena chavala, un besote