viernes, 9 de mayo de 2008

"...está jadeando, se ve que respira mal"


A veces, solo a veces... dejo salir mi lado pícaro. Por que quieran que no, disfruto con mi trabajo. Si esto son anécdotas reales como son, ¿quien no va a querer ir a trabajar?
Pues bien, una noche de 1991, no recuerdo el mes pero imagino que era de verano. Prestando mis servicios en servicio de medicina interna como auxiliar y a la ordenes de "Sor Nati" a la cual, yo martirizaba con diversos nombres como "Sormonja" (ella siempre gentil decía Sor o Monja, pero no las dos cosas) o "Sor Natillas" por que se trataba de un ser profundamente tierno, bondadosa, generosa,trabajadora. Una persona a la que añoré durante años y a la que siempre recordaré con amor.
Pero eso no quita, que yo no pudiera ser pillo y tuve mi oportunidad aquella noche.
Llamaron al timbre y se trataba de vaciar una botella de orina.
Y para que entendáis lo sucedido os debo aclarar la distribución de la unidad:
Teníamos habitaciones individuales, habitaciones de dos pacientes y habitaciones de 3 y4 con wc compartido,al cual se accedía por una puerta lateral de la habitación; la cual, te llevaba a un distribuidor en el cual se hallaba un armario ( que jamás vi que nadie usase). Y frente a ti estaba siempre la puerta, que accedía a la habitación que compartía wc con la propia y a un lado la del propio wc.
Cuando me dirigía al wc oí, a través de la puerta de la otra habitación unos ruidos concretos... gemían,jadeaban. Me sonreí, hice mi trabajo, volvía salir por donde había entrado y regresé al control de enfermería.
Al llegar, mi supermonji estaba trabajando en lo que fuese y sin reírme le digo:
-Sorita, por que no vas al 31, que está jadeando mucho, se ve que no respira bien.
Y ella, toda dulzura, me dijo:
-Anda nene vamos por si te necesito.
Llegamos a la habitación y ella delante de mi, con su 1,45, con lo cual, yo podía ver todo sin que nada me estorbase la vista.
Abre la puerta de golpe y enciende el interruptor de la luz... y vimos lo siguiente:
En una habitación de 3 camas, teníamos a 2 EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), personas ambas bastante mayores( abueletes) y a un gitanillo de 17 años el cual estaba siendo usado por una amazona, sin ningún tipo de pudor, en plan Toro Mecánico, toda ella desnuda. Los abuelos con los ojos como platos, pero calladetes jejeje y ellos en lo suyo.
Mi supercielo dice:
-¿Pero que hacéis? con una voz entre asustada y avergonzada.
Yo pensé: "Será que no se ve"
Y "ella" respondió:
-Calla zo puta, que lo que tu tieneh ej invidia pol que no puedeh foshaa....
Mi monjita cerró la puerta, me miró, blanca, sin color en el rostro y me dijo:
-Nunca mas te hago caso, eres un demonio. Y se marchó indignadísima.
Yo estuve riéndome un rato largo.
Por supuesto los dejamos hacer y de hecho como aquello se repetía cada noche, acabamos por claudicar y los trasladaron a una habitación individual.
Un inciso:
Sor Nati siempre decía de mi que yo era un ángel, cuando llegó el tiempo de trasladarla, a la sor que le sustituyó, Sor Conchi le dijo:
-Ten cuidado con éste, que es un demonio.
Me pregunto por que se lo diría...
Saludos,
Macdubh

2 comentarios:

hermanadepipa dijo...

Se ve que la enfermedad del toro mecánico debía ser grave. ¿De qué hay que enfermar para que le diagnostiquen a una esos tratamientos y hasta la pongan en habitación individual para su mejor administración?

Mac Dubh dijo...

Veamos hermanade... los tratamientos individuales no prescritos por el medico, no son practica habitual (creo) dentro del hospital. Lo que solicitas son terapias alternativas y solo se precisa de un buen terapeuta que realice esos servicios a domicilio.