martes, 22 de abril de 2008

¿Pelirrojas = Peligrosas o Morenas Celosas?

Holas, sigo sin ordenador; pero mas adelante os contare por mirc, como es que si puedo tener unos minutos para poder haceros un nuevo blog.
Sigo extrañándoos. Pero fiel a mi, os cuento una nueva anécdota de las muchas que he vivió en el trabajo.
Tenía yo 28 años, lucía cuerpo cuidadito y disfrutaba de los amores de una preciosa morena de 27. No llevábamos mas que unos meses, con lo cual, me sentía pletórico y realizado. Ella era una de las mujeres más bellas que había tenido el placer de estrechar entre mis brazos y de hecho, el día que le dije para salir y respondió que si, le conteste: ¿Me has dicho si? aluciné.
El caso es que en este tiempo, me había dado cuenta de sus arranques de celos, pero yo, en lugar de tomarlo a mal... al contrario, pensaba ¡ que pasada, lo mucho que me quiere! (iluso)
La cuestión es que por no dar demasiados detalles, ella era nieta de un paciente ingresado en mi servicio y estaba en una habitación de dos camas. En la cama adyacente un señor de unos 70 años y mi chica con su madre velando al abuelo.
Me acerqué a saludar y del wc sale una pelirroja lindísima que con aire simpático se me acerca y me dice: ¿Me dejas una mano? Yo no entendí que quería y me quedé parado. Así que ella me cogió de la muñeca y la levanto. A todo esto mi novia al lado escrutándome ya con el ceño fruncido.
Me suelta la pelirroja:
- ¡Que larga la tienes! y se sonríe traviesa.
yo un poco colorado diciendo:
-Nooo estrangulado y jalando con suavidad mientras miraba por encima del hombro y veía como se iba transfigurando el rostro de la muchacha de mis amores. Y detrás como su madre hacía esfuerzos por no reírse.
La pelirroja:
-Si, ¡la tienes larguísima! mientras me asía la muñeca con mucha fuerza y yo poniéndome cada vez mas colorado y a la vez seguía intentando zafarme de la pelirroja.
Supongo que aquello que pareció una eternidad duro menos pero se resolvió de la siguiente manera.
Tanto hacía fuerza yo hacia atrás y tanto estiraba la pelirroja, que me solté de golpe y mi codo reboto en la pared de detrás impulsando mi brazo hacia delante, con lo cual acabé cogiéndole el pecho a la pelirroja. Ésta en lugar de molestarse, solto: ¡ Me has cogido una teta! y se echo a reír. Mi chica detrás hervía y yo, rojísimo negando todo el rato.
Miré a mi chica y le dije, ¿vienes y tomamos un café?
ya en el ascensor mi hasta entonces muda acompañante me suelta:
- ¿Con que así tratas a las acompañantes de tus pacientes?
Por supuesto la relación, no fue mucho mas allá pero tuvo un desenlace "doble" que ya os contare en otro blog.
Saludos
Macdubh

3 comentarios:

Pipa dijo...

¿Ves cómo el mundo no os ve como uniformes asépticos y blancos?

Mac Dubh dijo...

Ya pipa a veces te puedes llegar a sentir violento, acosado,molesto... si, no solo somos seres asépticos. Pero honestamente, para sentirme objeto sexual prefiero pasar desapercibido

Mac Dubh dijo...

Por cierto puedo poneros acuarela, asi que os cuento como continuó.