miércoles, 22 de julio de 2009

Sonidos aletargantes

Aunque no lo parezca soy una persona muy sensible a los sonidos. Sensible de una manera muy exagerada.
Os lo cuento para darle una nota de humor al blog, que últimamente esta muy gruñón.
Aunque parezca una trivialidad, los sonidos me han puesto en un grave aprieto alguna vez.
Ya se que estoy "sonando" muy difuso.
¿A que me refiero a que tengo un problema con los sonidos?
Creo que una serie de ejemplos lo ilustraran:
Recuerdo que de crío mi padre tenía el vicio de sorber la sopa haciendo muchísimo ruido. Me ponía muy nervioso..hasta el punto de que dejaba de comer por no escucharle.
Otro ejemplo crispante era el sonido que hace la gente comiendo pipas.No consigo habituarme, hace que se me erice el vello. Y acabo abandonando la habitación.
Pero esta el otro lado,los sonidos que me resultan extremadamente placenteros:
Adoro ir a misa, no por la misa en si..jejeje. Me encanta sentarme al lado de las señoras que rezan en un continuo bisbiseo... ese sonido, es hipnótico..me seda... Hasta el punto que me dormiría.
Hace muchos años tuve un paciente, que hacía un sonido muy peculiar con su dentadura postiza (si, aunque os cueste creerlo) Cada vez que iba a tomarle las constantes vitales y le escuchaba, me aletargaba. Me desconcentraba y perdía la cuenta de los latidos del pulso. Perdía tanto tiempo con el, que acabé dejándolo para el final, si no...a saber cuando iba a acabar con los 32 pacientes...
Y ahora dos ejemplos de dos momentos "incongruentes"
Un día iba por un pasillo del hospital y a la altura de determinada habitación un paciente observaba a todos pasar, desde el dintel de la puerta. Cuando llegué a su altura el paciente eructó.Y yo di un salto en el pasillo...
Un día en una charla medica en mi hospital, en el aula clínica, con el director médico, la directora de enfermería, mi supervisora, mi jefe de unidad y como agravante a las 13,30... O sea plenamente despierto...
Nos están explicando "el tema de la jornada" y al acabar, toma la palabra una de las doctoras de mi unidad.... Y fue escuchar su voz, y empezar a notar el efecto sedante de sus palabras.
Hice unos esfuerzos importantes por mantener los ojos abiertos. Mi jefe me decia: Carlos que te duermes. La compañera de al lado: Carlos....
Y me dormi....media hora delante de todo el mundo
Fue dejar de hablar ella y abrir los ojos....
Sali rojo oscuro de la sala y fui a pedirle disculpas...
Ella me comentó:
-¿Tanto te aburrí?
Sin saber a donde mirar le comenté mi problemilla con los sonidos y le reconocí que hay personas que me producen ese efecto letárgico...
Y para acabar, cuando quiero pintar un cuadro uso música... según el tipo de música pinto a una velocidad u otra...O uso una paleta de colores distinta....
Saludos
Carlos

4 comentarios:

Don Otto Más dijo...

Yo parecido... lo que no puedo, me da ataques de ira (lit.) es con el ruido, especialmente el alto... (de volumen)

Niniel dijo...

Menudas cosas mas raras te pasan...

Yo no soporto los ruidos y musica demasiado altas. En cambio una musiquita tranquilita o el sonido del mar hacen que me relaje e incluso me duerma. Pero dormirme con el sonido de la voz de alguien mientras habla no me ha pasado nunca...

Mac Dubh dijo...

Ejem te recuerdo Níniel que me dices que mi voz te aletarga

Niniel dijo...

¿Yo he dicho que me aletarga? Debe ser cosa del alzheimer...

Que me relaja, sí. Pero tanto como para dormirme mientras me hablas...