martes, 21 de julio de 2009

"No hay mal que por bien no venga"

Hacia tiempo que no cuidaba de mis sobrinos.
Hoy me los han dejado un par de horas para que la madre fuese a hacer unas gestiones.
Reconozco que los niños no son mi fuerte. Sin embargo, siempre he conseguido que hagan lo que yo quiero.
Me explico:
Con la niña, siempre fue una consentida...Tenía unas rabiosas pataletas si no conseguía lo que quería y montaba escenitas de gritos.
Un día se me tiró de espaldas literalmente. Y yo, rápido le puse la mano en la columna pero deje que fuese "cayendo" lentamente hasta que se quedo de rodillas pero totalmente encorvada en una postura muy molesta imagino.
La miré muy serio y le dije:
-¿Volverás a hacerlo? Por que la próxima vez no pondré la mano.
Y ella llorando me dijo que no.
Desde ese día no volvió a montarme una escena.
El peque, por el contrario en si es un trasto que lo toca todo.
Ha aprendido que si apaga el interruptor del televisor y acerca el pelo, éste se eriza hacia la pantalla y debe de gustarle esa sensación.
Pero claro, es incorregible con los padres a los cuales desmonta cuando les sonríe desde detrás del enorme chupete que gasta. Hasta el punto de que si cierra la boca, no consiguen ni darle de comer. Salvo su tío Carlos...
Su tío le mira, y solo le dice:
-¡Ñam!
Y el niño abre la boca...
Conmigo ambos comen, ambos hacen siesta...
Con el resto en lugar de siesta "hacen fiesta"
Y yo soy el que no soy padre...
Pero siempre les digo:
-No lo soy, pero he criado 4 sobrinos...
¿Que será de mi cuando sean 4 adolescentes, hormonales y desquiciantes? Dos llevan camino...
Y el consuelo es que estos de hoy aun tiene 15 años por delante...
Supongo que ya me pillaran demasiado viejo para reñirles jajaja.
Como contrapartida, he empezado una acuarela mientras los vigilaba...
Y está quedando bien
"No hay mal que por bien no venga"
Un saludo
Carlos

3 comentarios:

Niniel dijo...

Ciertas personas tienen un toque especial con los niños. Consiguen lo que ningún padre/madre es capaz de hacer por mucho que se empeñen.

A mi tampoco se me dan demasiado bien los niños aun teniendo dos en casa casi a diario. Supongo que, si alguna vez llego a ser madre, tendré que buscar paciencia hasta debajo de las piedras, que un crío te cambia mucho la vida.

Acuarelas... Se echan de menos, ¿sabes? La última vez que te oí hablar de ellas, tenias una a medias. Esperamos verlas pronto.

Leyre dijo...

Hola!!
Soy Leyre, antes te tenía en mi blog, pero murió xD ya hora me he hecho otro, pásate si quieres.
Los niños, hay que tener tela con ellos.
Yo estuve cuidando a dos el verano pasado y no veas la guerra que me dieron, eso sí, cuando se acostumbran a ti son maravillosos.
Besos

Mac Dubh dijo...

Yo quiero muchísimo a los 4 pero no se lo digáis que se aprovechan