viernes, 24 de abril de 2009

Carcasona (Carcassonne en francés, Carcassona en occitano)

Ubicación de la ciudad

Las partes más destacables comprenden ambas murallas y varios edificios. El plano al lado permite localizar estos edificios descritos en las secciones siguientes. La muralla interior y las puertas están señaladas en rojo mientras que la muralla exterior y las barbacanas se encuentran representadas con amarillo, el castillo en verde y la basílica en rosa:
  1. - Puerta de Narbona y barbacana de Saint-Louis,
  2. - Puerta y barbacana de Saint-Nazaire,
  3. - Puerta del Aude,
  4. - Puerta del Burgo y barbacana de Notre-Dame,
  5. - Castillo condal rodeado por un foso y construido a lo largo de la muralla interior,
  6. - Barbacana del este que protege la entrada del castillo,
  7. - Barbacana del Aude, actualmente destruida,
  8. - Basílica de Saint-Nazaire.
Es como si te transportasen a un castillo de cuentos. Tal como lo imaginas..
Iglesia de St. Gimer
Vistos ya desde dentro los torreones bellos y perfectamente restaurados
Un conjunto fortificado en perfecto estado de conservación gracias a las restauraciones llevadas a cabo en él, durante el s.XIX
Una mantis religiosa
Uno de los accesos a las murallas
Las murallas desde abajo
Vista en su conjunto desde el oeste, encima del puente que cruza el río Aude

Hacia el año 800 a. C., la ciudad, situada en una colina, se convirtió en un importante centro de intercambio comercial.

Carcasona empezó a ser estratégicamente importante a partir del momento en el que los romanos fortificaron la cima de la colina, alrededor del año 100 a. C. y lo convirtieron en el centro administrativo de la colonia de Iulia Carcaso, denominada más adelante como Carcasum y Carcasso. La mayor parte de las murallas septentrionales son de esa época.

En el siglo VII, los visigodos ocuparon la ciudad y construyeron más fortificaciones que aún se conservan. Rechazaron con éxito los ataques de los francos. Los sarracenos tomaron la ciudad en el año 725 pero el rey Pipino el Breve los expulsó en el 759, cediéndolo a Bellón, mítico primer conde de Carcasona y fundador de las ramas dinásticas de las casas condales de Barcelona y otras de Occitania y descendiente de la nobleza visigoda. El condado lo heredaría en primera instancia su hijo Guisclafredo de Carcasona, en el año 810 y que murió sin descendencia. Después pasó a manos de su hermano Oliba I, que gobernó también Razes. A su muerte le sucedió su hijo Acfredo I de Carcasona.

En 1067, a través de una unión matrimonial, Carcasona pasó a ser propiedad de Ramón Bernardo Trencavel, vizconde de Albi y de Nimes. Los siglos siguientes, los Trencavel se aliaron unas veces con los Condes de Barcelona, otras con los de Tolosa. Por ejemplo, a finales del siglo XII, el vizconde de Carcasona era feudatario del rey de Aragón, Alfonso I. Los Trencavel construyeron el castillo condal y la basílica de San Nazario.

Carcasona es famosa por su papel durante la cruzada contra los albigenses, cuando la ciudad era un feudo de los cátaros. En agosto de 1209, el ejército de los cruzados de Simón de Montfort forzó la rendición de la ciudad después de un sitio de quince días. Tomó como prisionero a Ramón-Roger Trencavel y se convirtió en el nuevo vizconde. Amplió las fortificaciones y Carcasona se convirtió en una ciudadela de la frontera entre Francia y la Corona de Aragón. En el año 1213, la batalla de Muret, ganada por Simón de Montfort contra el rey Pedro II de Aragón, marcó el preludio de la dominación de los reyes de Francia sobre Occitania.

En 1240, Ramón Trencavel II hijo de Ramón Roger Trencavel intentó reconquistar sus antiguos dominios, pero no lo consiguió siendo expulsado junto con los ciudadanos que le apoyaron en la revuelta. La ciudad pasó a estar definitivamente bajo el control del rey de Francia en 1247, cuando Ramón Trencavel II renunció formalmente a su título de vizconte entregando el sello familiar. Luis IX perdonó entonces a las gentes que secundaron la revuelta y les permitió volver a Carcasona con la condición que se quedasen en la orilla occidental del rio, fundándose la parte nueva de la ciudad al pie de la colina, llamada la Ciudad Baja o Bastida de San Luis. Luis y su sucesor, Felipe III, construyeron las fortificaciones exteriores. En esa época, la fortaleza se consideraba inexpugnable. Durante la Guerra de los cien años, Eduardo, el Príncipe Negro, no consiguió tomar la fortaleza alta en el año 1355 aunque sus tropas si consiguieron tomar la ciudad baja.

En 1659, por el Tratado de los Pirineos, la provincia fronteriza del Rosellón pasó a manos de Francia y la importancia militar de Carcasona se redujo. Las fortificaciones se abandonaron y la ciudad se convirtió en un centro económico, concentrado básicamente en la industria textil.

Hay mucho que contar y yo tengo muchas más fotos, asi que seguimos mañana.
Saludos
MacDubh

6 comentarios:

Niniel dijo...

¡Que maravilla de lugar! Estando restaurado, da la impresión de estar en pleno funcionamiento como en su época.

Unas fotos preciosas. La de la mantis... siempre fijándote en los más pequeños detalles, como no podía ser de otra forma.

Mac Dubh dijo...

hay un niño curioso en mi interior

Niniel dijo...

Y esa curiosidad tuya, hace que los demás descubramos cosas que se nos hubieran pasado por alto o a los que no habríamos prestado atención.

¿llegaste a leer mi post de ayer?

Moisés Márquez dijo...

Que lugar más chulo!

Y son capaces hasta de tener buenos vinos :)

Mac Dubh dijo...

Moiss hay bodegas si.. te recomiendo el lugar..yo dormi en la Ciudad Baja/Nueva, ya os hablaré de ella en su momento...
Si los lei todos pero no medejaba escribir comentarios..lo subsanaré en breve...

AZAHARA dijo...

Eyyy, mi Carcassonne! Las fotos te han quedado preciosas!