domingo, 8 de febrero de 2009

Claustro de la real Cartuja de Valldemossa

La farmacia del convento esta perfectamente conservada
El techo bellamente ornado con frescos casi intactos
Parece que en cualquier momento podría aparecer un hermano y preguntarnos que necesitamos
Esta foto se merece un cuadro
Los caquis inmaduros cuelgan tristes y sin embargo dan una nota de color azafranado al conjunto
Las baldosas son las mismas por las que "ellos" pasearon sus pies en sus rezos o en su deambular cotidiano
Nos íbamos, unos últimos vistazos al jardin del claustro
Es curioso el sistema radicular que usaban para no tener que poner los cristales a las puertas, todo ello nos habla de austeridad.
Poco puedo aportar que no lo digan las fotos por si solas..
Ricardo se despidió en este punto, y nos dejó libres a nuestro antojo. Por lo general tanto la iglesia como estas áreas son supervisadas por un grupo de guías. Nosotros íbamos y veníamos a nuestro antojo, libres de entrar y salir de las distintas habitaciones... Esto es una visita
Saludos
MacDubh

7 comentarios:

Kassiopea. dijo...

El jardín es precioso.

starfighter dijo...

El claustro es una maravilla, y la iglesia (del post anterior) con las pinturas es preciosa. Me encantan los colores vivos que tiene.

Niniel dijo...

Me ha encantado el jardín. ¿Te animas a pintarlo?

Leinad23 dijo...

Vas a pintarlo?? es guapo

Mac Dubh dijo...

Si lo pintare si...

AZAHARA dijo...

Bienn!!! Otra acuarela! :)

Me gustaron los caquis.

Mac Dubh dijo...

Que sepáis que tengo dos acabados qu ea un no puedo colgar....